Tag Archives: violence

Las milicias y la no retractación de Evo

Editorial Página Siete:

Si algo bueno tiene el expresidente Evo Morales es que  cuando se siente entre amigos  dice la verdad sin medir las consecuencias de su retórica, tal como ocurrió cuando ordenó el cerco a las ciudades, primero en público siendo aún  jefe de Estado, y luego en una conversación telefónica con un dirigente de su partido, cuando ya estaba asilado en México. 

Debido a ese hecho, el gobierno le inició un juicio ordinario por terrorismo y sedición como a un ciudadano cualquiera, lo que ahora le impide pisar territorio boliviano ante el riesgo de ser detenido.

Pero Morales no aprendió la lección y hace pocos días volvió a la carga, cuando dijo que volvería a Bolivia para organizar milicias armadas, tal como las que existen en Venezuela.

“Si volvería o alguien vuelva, hay que organizar como Venezuela, milicias armadas”, anunció en un audio difundido por la radio de sus bases, la Kawsachun Coca. En tono de autocrítica dijo que eso le faltó hacer en su gobierno para tener un plan B.

La declaración generó una ola generalizada de repudio entre todos los políticos bolivianos, incluidos los de su partido, el MAS. No sólo eso, sino que recibió el revés de la comunidad internacional que se apresuró a ratificar su apoyo al proceso electoral que vive Bolivia y a rechazar las declaraciones violentas de Morales.

No era para menos. Las milicias venezolanas están integradas por millones de fieles seguidores de Nicolás Maduro que, arma en mano, siembran terror en las calles de aquel país.

Un informe de la alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, estableció el año pasado que el gobierno de Maduro incurrió en graves violaciones a los derechos humanos y denunció que entre 2018 y 2019 se produjeron 6.800 ejecuciones extrajudiciales en Venezuela atribuibles a las fuerzas de seguridad. Entre esas fuerzas se encuentran las milicias armadas de Maduro.

La comunidad internacional conoce perfectamente cuál es la dimensión de esa fuerza parapolicial y, precisamente por eso, Morales terminó por darse un tiro en el pie al decir que crearía las milicias armadas de Bolivia.

Este jueves emitió un comunicado de una página en el que destina una línea y media para retractarse de sus declaraciones y el resto para justificarse.

“Hace unos días se hicieron públicas unas palabras mías sobre la conformación de milicias. Me retracto de ellas. Mi convicción más profunda siempre ha sido la defensa de la vida y de la paz”, dice su comunicado.

Morales, así como dice la verdad entre amigos, también es un mentiroso consumado cuando quiere mostrar un perfil más amable, democrático y concertador. Por tanto, es difícil creer en su retractación y, por el contrario, todo indica que fue sincero cuando declaró su intención de crear milicias armadas en Bolivia.

De hecho, ya existen indicios de que el MAS estuvo trabajando en ese sentido porque después de la renuncia de Morales al poder, actuaron grupos irregulares a los que se les decomisó armas, munición, bombas molotov y otros objetos. 

La acción de estos grupos derivó en hechos que bien pueden calificarse de terroristas, como la voladura de un ducto, el ataque con explosivos a dos pasarelas de El Alto, la quema de más de 60 buses PumaKatari, el intento de cerrar válvulas de una planta de gas, entre otros hechos.

Además, hay que recordar que poco antes, el exministro Juan Ramón Quintana amenazó con convertir a Bolivia en un “Vietnam moderno” si se producía la salida de Evo Morales. La misma amenaza profirió Nicolás Maduro en Venezuela cuando procedió a armar masivamente a sus milicias.

El MAS es un partido que sólo cree en la democracia cuando gana las elecciones. Una vez que pierde se torna en una organización violenta, capaz de armar milicias para provocar una guerra civil, tal como lo insinuó el propio Morales desde el exilio.

Por tanto, no es momento de bajar la guardia porque cuando Evo Morales habla de cercos, milicias y guerra civil, habla en serio.