Daily Archives: December 22, 2019

¿Partido político u organización criminal?

William Herrera escribe en El Dia, foto de abajo, del internet:

La transición política ha mostrado de cuerpo entero a Evo Morales y a su partido. El Movimiento al Socialismo no sólo ha obstaculizado la pacificación completa del país sino que ha generado violencia en las calles, y tiene la osadía de atribuírsela al gobierno de Jeanine Áñez. El comportamiento de este partido, ha traspasado los límites legales, éticos y de la tolerancia para convertirse en una agrupación violenta que amenaza la convivencia pacífica y las reglas democráticas.

El mismo Evo Morales advirtió: “yo les voy a enseñar a bloquear”, y el terror comenzó cuando grupos de cocaleros y supuestos mineros, con dinamitas o bombas molotov, y enardecidos vecinos de zonas rurales aledañas a Cochabamba, El Alto y La Paz descendieron sobre estas ciudades para romper bloqueos por la fuerza, quemar o destruir domicilios privados, recintos policiales, propiedad municipal, fábricas, farmacias o agencias bancarias.

En el proceso judicial seguido en contra de Alpacino Mojica, candidato por la circunscripción 46 de Santa Cruz, se evidencia igualmente la vinculación del MAS con el terrorista peruano Oscar Serna Ponce, condenado por el secuestro de Samuel Doria Medina. El excandidato contó, antes de ser detenido, que conocía que el extranjero tenía nexos con el exministro Hugo Moldiz y con Raúl García Linera, entre otros.

En estos enfrentamientos también fue herido de bala el guerrillero de la FARC colombiana, Facundo Molares Schoenfeld. Los partidarios de Evo Morales buscaban desbloquear las carreteras, con armas de grueso calibre y la protección de las exautoridades nacionales. La Fiscalía de Santa Cruz imputó a Deisy Choque, excandidata a diputada uninominal por el Movimiento Al Socialismo (MAS),  por homicidio, organización criminal e instigación pública a delinquir durante los hechos violentos suscitados en el municipio cruceño de Montero. El 29 de octubre, la dirigente se reunió en su domicilio con unos 20 jóvenes con la finalidad de organizar el desbloqueo en  Montero y defender los resultados de las elecciones generales fraudulentas.

 Llama la atención los vínculos del MAS con células terroristas que han operado no sólo en completa libertad los últimos años, sino protegidas por las ex autoridades gubernamentales. El terrorista peruano Oscar Serna Ponce no era simple simpatizante o militante del partido, sino jefe de campaña que se pavoneaba con el ex ministro de gobierno Carlos Romero. El fiscal del caso explicó que cuando los efectivos policiales hicieron un operativo para buscar a Serna Ponce, encontraron a los hermanos Mojica en la misma casa que el extranjero dio como su domicilio real. Y entonces ¿el MAS es una agrupación política o una organización terrorista y criminal?

El propio Evo Morales no ha dejado de incitar a la violencia. Todo este comportamiento tiene el propósito de ocultar el fraude, documentado por la Organización de Estados Americanos, al extremo que no ha tenido ningún reparo de calificar la conformación del gobierno de transición como un golpe de estado. El MAS no sabe perder, y siempre fue renuente a someterse a las reglas del sistema democrático. Evo Morales, en este sentido, ha sido el autor no sólo de la caída de su propio gobierno, sino también de una especie de suicidio político del MAS.

El ex presidente quiso conservar el poder a la fuerza, saltándose las reglas y los principios del Estado Constitucional de Derecho. Siempre estuvo en sus manos salir por la puerta ancha, reinventar su partido, tender puentes y seguir compitiendo como corresponde a toda agrupación política. Sin embargo, aún están a tiempo de reflexionar, pero deben comenzar reconociendo su derrota política, como un primer paso para reinventarse como agrupación política.

Los objetivos partidarios del MAS no pueden ejecutarse al margen de la Ley, la Constitución y los principios democráticos. El partido de Evo Morales todavía tiene un precioso tiempo (cada vez más corto) para conservar ciertos espacios de poder y su liderazgo, siempre y cuando depure de sus filas a elementos terroristas, condenados judicialmente y radicales que le hacen un flaco favor tanto a los exmandatarios como a su estructura partidaria.

 Jurista y autor de varios libros.